Certamen/Concurso/Desde las palabras/General/Microcuento/Minicuento/Primer Concurso de Microcuento del Blog Desde las palabras/Sylvia Navone

“Un hombre y una mujer”: Cuento ganador del Primer Concurso de Microcuento

Hoy, publicamos el microcuento que obtuvo el primer lugar de nuestro concurso:

Un hombre y una mujer

Por Sylvie Navone


Un hombre y una mujer caminan dirigiéndose  el uno hacia el otro por una acera cualquiera al mediodía, que es cuando el sol más fuerte pega.

Llevan las gafas de sol puestas y aún no se han reconocido.

A él le llama la atención el color de miel oscura que tienen las piernas de ella mientras que ella le mira la entrepierna y se pierde en conjeturas.

Entonces él la compara con una carretera de montaña llena de curvas peligrosas  y ella se imagina asida al mástil de él, erguido en un mar de tormenta.

Y mientras que él empieza a imaginar los pechos de ella, duros como piedras, rebotando sobre su torso  y  como si las burbujas en las que ambos se han convertido explotasen, pinchadas por el repentino destello de realidad hecho de alfileres, cruzan unas palabras:

-¿Le pusiste la mortadela en la merienda al niño?

La mujer,  Sylvie Navone

Sylvie Navone. Suministrada.
Sylvie Navone. Suministrada.

Sorprender. Ese es uno de los elementos que la escritora francesa y ganadora del Primer Concurso de Microcuento del blog Desde las palabras, Sylvie Navone, utilizó en la elaboración de su cuento “Un hombre y una mujer”.  Navone, mencionó que le gusta sorprender y el sentido del humor [dentro del cuento]. “Como ves es corto y te deja boquiabierto al final”, destacó quien ha publicado sus cuentos en Buenos Aires, además de haber sido premiada en otros concursos.

Navone estudió  traducción e interpretación  en la Universidad de Ginebra, Suiza, y en febrero del 2010 entró a la plantilla de intérpretes de la ONU tras 22 años de ser “freelance”. “Llevo escribiendo desde que soy enana y mi pasión es la escritura”, concluyó.

Anuncios

11 pensamientos en ““Un hombre y una mujer”: Cuento ganador del Primer Concurso de Microcuento

  1. En tan pocas palabras toda una explosión, imaginé ese barco… con ese mar tormentoso aferrada a él. Excelente, además de simpático.

  2. Me gustó mucho el cuento. Definitivamente, no te esperar ese final. Muchas felicidades a la autora y a Mildred por tener esta iniciativa tan innovadora.

  3. Tengo que diferir…esperaba el final, de hecho, entiendo que lo anunció (“Llevan las gafas de sol puestas y aún no se han reconocido”). Por lo demás, la metáfora de la tormenta parece cursi, de novelas románticas Arlequín…

  4. Me gusta la idea que transmite el cuento en su subtexto: Una pareja mantiene despierta la “llama” de su relación imaginándose y fantaseando como si el otr@ fuera un extrañ@, así evitan caer en el abismo de la cotidianidad (presente en el sorpresivo final). Felicitaciones a la ganadora y a las menciones. Sigue con estas innovadoras propuestas, Mildred, el ciberespacio y sus nautas necesitan espacios como estos.

  5. fabuloso, divertido,dejando un impacto, una duda y una sonrisa! Me encanta!Espero mas cuentos!
    Christiane

  6. En primer lugar, felicitaciones por organizar el concurso. Y felicitaciones a la ganadora. Apenas conozco del blog ahora, y creo que tienen un buen proyecto entre manos. Pero, junto con HJ, discrepo de la apreciación de que es un cuento excepcionalmente sólido, o al menos lo suficiente como para ganar un concurso. Si me permiten, basta con mirar el inicio para determinarlo.

    Así empieza el cuento: “Un hombre y una mujer caminan dirigiéndose el uno hacia el otro por una acera cualquiera al mediodía, que es cuando el sol más fuerte pega”.

    — “Caminan dirigiéndose” es un giro innecesario. Al decir “caminan el uno hacia el otro por una acera” basta. También bastaría con decir “se dirigen el uno hacia el otro por una acera”.
    — ¿Para qué añadir el adjetivo “cualquiera”? Al decir “UNA acera”, ya se le resta importancia a la identidad de la acera (hubiera sido diferente decir “LA acera”, que le da importancia a la acera).
    — Es de sentido común que al mediodía el sol es más intenso. Por lo tanto, la frase explicativa con la que termina la oración es completamente innecesaria: “que es cuando el sol más fuerte pega”. Ese tipo de explicaciones valen la pena cuando añaden algo distinto a lo esperado. Incluso si se fuera a conservar, las palabras “que es” (que no se necesitan, pero no son incorrectas) le dan un tono ligeramente formal al texto, y el verbo “pega” lo vuelve bastante más informal. El resultado es una mezcla incómoda de registros.

    Sin las palabras y explicaciones de más, el texto sería más legible y más contundente: “Un hombre y una mujer caminan el uno hacia el otro por una acera al mediodía”. De todos modos, unas revisiones adicionales podrían reforzar la construcción inicial, para comunicar el movimiento sin tener que recurrir a la expresión “el uno hacia el otro” (que genera dudas sobre la concordancia en el género). Y también se podrían precisar algunos detalles sin abundar en ellos: por ejemplo, escoger otro verbo que exprese cómo caminaban, o escoger otra palabra para la acera que indique qué tipo de acera es.

    Si en un cuento ninguna palabra puede sobrar, en un minicuento cualquier palabra de más es una condena. También comparto las apreciaciones de HJ, de que el cuento tiene elementos predecibles, que tienden hacia el cliché. A pesar de todo, reitero las felicitaciones.

  7. Mil,Te felicito por tus iniciativas siempre es bueno innovaraunque hallan miles de paginas y certames en la Web todos tienen espacio,algunos tienen exito y los mas son diferentes porque le dan oportunidad a los que tienen talento de mostrarlos al mundo.Tu mi querida eres de la de talento y en su tiempo y con tu dedicacion tendras Exito y yo lo vere junto con los que te aman

  8. No me parece que este cuento fue una buena elección. O sea, no es malo, pero para ser el primer ganador del concurso, quizás pudo haber sido uno que dejara un impacto en el lector. En lo personal, no me impactó para nada. Es uno de esos cuentos que se lee una sola vez y ya. No lo volvería a leer… pero, qué se le puede hacer, no todo lo que brilla es oro!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s