Editorial Pasadizo/Yolanda Arroyo Pizarro

Yolanda Arroyo Pizarro y el arte de la transgresión

Yolanda Arroyo Pizarro. Suministrada.

Yolanda Arroyo Pizarro. Suministrada.

Arrojo y transgresión. Esas son las palabras con las que se describe como narradora, la escritora puertorriqueña Yolanda Arroyo Pizarro, pero al igual cuando se piensa en su literatura se podría decir que esos términos describen muy bien el desarrollo de su narrativa.

“Estoy consciente de que soy más arrojada y más transgresora que mis colegas. No lo pienso dos veces a la hora de tocar un tema polémico.  Esta es la descripción de mi mundo, y en mi mundo yo no soy una mujer ordinaria.  Así que mi escritura no puede ser ordinaria”, expresó.

Novelista, cuentista y ensayista, Arroyo Pizarro fue elegida una de las escritoras latinoamericanas más importantes menores de 39 años del Bogotá39 convocado por la UNESCO, el Hay Festival y la Secretaría de Cultura de Bogotá por motivo de celebrar a esta ciudad como Capital Mundial del libro 2007. Es autora de los libros de cuentos Ojos de Luna (Segundo Premio Nacional 2008, Instituto de Literatura Puertorriqueña; Libro del Año 2007 Periódico El Nuevo Día) y Origami de letras (2004), además de la novela Los documentados (Finalista Premio PEN Club 2006). Para finales del 2009 lanzó su colección de cuentos Historias para morderte los labios.

Historias para morderte los labios

Historias para morderte los labios

A diferencia de su colección anterior Ojos de luna, en Historias para morderte los labios se mantuvo con historias cargadas de mucha actualidad, mucha calle. Además de trabajar la historicidad dentro de una época más moderna.

“El relato ‘Alguna vez seré Marte’ nos remonta a hace más de cinco años atrás, el de ‘Delineador’ nos remonta al año pasado, pero igual son históricos, porque poseen referentes históricos claramente identificables. La elección de mis temas responden a la obsesión que esté viviendo en la época en la que escribo mis colecciones. A las manías, neurosis y demás ofuscaciones que alimenten mi deseo de saber, de enterarme. Todo lo que hago es ir a la palabra de manera humilde, a que me explique por dónde van los tiros, quiero enterarme de qué finalmente pasa con esta vida”, explicó la autora.

Pizarro ha trabajado el género del ensayo, la novela, el cuento, la poesía, la reseña literaria y la bitácora. ¿Cómo incursionó en estos géneros y cuál faltaría? Pizarro explica: “Todo se fue dando poco a poco, a su debido tiempo. Dicen que la necesidad es la madre de la invención, y cuando sentí la necesidad de más audiencia, me fui moviendo entre todos ellos hasta que incursioné en la bitácora. ¿Y cuál de estos prefiere para escribir y por qué? Prefiero la novela, pero lamentablemente mi tiempo es limitado, así que trabajar el cuento es más realista”.

Si se le pregunta cuál es su cuento predilecto de Historias para morderte los labios, la escritora destaca el cuento “ ‘Delineador’, por el asunto de la jovencita abandonada por la madre. De ‘Ojos de luna’ mi cuento favorito es ‘Moridero de olas’ por el asunto del desahucio. A veces creo que nacer en este mundo, es ya un desahucio automático”.

Los cuentos de Pizarro tienen un marcado erotismo, pero también mucha violencia. “¿A qué se debe? ¿Será por qué nos hemos criado fuera de la burbuja de cristal? Yo crecí viendo escenas sin “frosty”. O sea, a lo crudo, sin mucho adorno. Crecí en un barrio con mucha violencia. Violencia de la que me escapé con el erotismo que lograba experimentar y con la lectura”, aclaró.

Mencionó además que al hablar de violencia dependerá de la óptica que se utilice y ejemplificó que en el libro de El Principito, “quizás muchos concuerden en que es un texto apacible, pasivo. Sin embargo, las escenas de los encuentros con los diferentes tipos de personas, el ebrio, el ocupado, el vanidoso e incluso con la zorra, son escenas cargadas de violencia. El capítulo final, cuando todavía él desconoce que va a morir, o a desaparecer, o a regresar a su asteroide por la picada de la serpiente, es una escena violenta, magistralmente pincelada por Saint-Exupéry”.

Próximamente, en este año, publicará con una tirada limitada, el libro de poesía Medialengua, que ella indica “es algo así como un texto intimista”. También tiene en agenda el libro de cuentos Infusiones y la novela Caparazones. Al igual que ofrecer el Antitaller, “que es una inversión de los talleres literarios convencionales. Adicional voy por toda la Isla haciendo trabajo comunitario voluntario y seguiré escribiendo para obtener una beca que me permita dedicarme a mi pasión y a nada más”, indicó.

Sobre  la literatura puertorriqueña actual dijo: “Es maravillosa y que vivo un momento crucial dentro de ella rodeada de gente enamorada de las palabras. Sólo hay que leer las columnas y los textos de Ana Lydia Vega, Luis Rafael Sánchez y Mayra Santos Febres para darse cuenta que el paso del batón a los nuevos narradores es prometedor. Que ellos mismos están influenciados por los nuevos modos de narrar. Que quienes los miramos como referentes esenciales no nos decepcionamos”.

Ping-Pong

Escritor favorito: Mario Bellatin

Libro favorito: Le Petit Prince

Película favorita: Vanilla Sky

Género narrativo predilecto: El Transgresor

Entrevista realizada por Mildred Meléndez Otero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s