General

Cuento “Delma” de Mayra Montero, publicado en la antología 17 del taller (1978)

Durante la década de los 70, Puerto Rico vivió una época de cambios sociales, económicos y políticos que cobraron vital importancia dentro del panorama literario. Según la Enciclopedia Estudiantil y de Puerto Rico, entre las décadas de 1950 y 1970, emergieron nuevos escritores.

La institucionalización del Estado Libre Asociado, la creación del Instituto de Cultura Puertorriqueña, en 1955, la represión contra el nacionalismo, la Revolución cubana de 1959, la militancia universitaria en las décadas de 1960 y 1970, la guerra de Vietnam, la incorporación de la literatura hispanoamericana a las letras mundiales a raíz del “boom”, más el incremento de las luchas sociales y el nacimiento de una nueva historiografía local, servirán de telón de fondo a la literatura. (2007)

Emilio Díaz Valcárcel, director del Taller de Narrativa por aquel entonces, escribió en la presentación introductoria de la colección 17 del taller y resaltó lo que él llamó “un hecho contundente”:

Casi todas las narraciones se desarrollan en un Puerto Rico absolutamente actual, urbanizado, tras la destrucción de las estructuras socioeconómicas donde imperaba el jíbaro como clase social y “tema” literario. Este grupo, que ha comenzado a escribir hacia mediados de la década de los años setenta, está consciente de la crisis política, económica y social por la que atraviesa el país; no obstante, ha tenido el cuidado de eludir los rasgos característicos del panfleto político. La denuncia está presente, pero proyectada desde una conciencia vigilante del medio utilizado, elevada con mayor o menor fortuna a nivel estético, sin caer en la consigna. (Págs.6-7)

Dentro de esta naciente generación de escritores estaban Edgardo Sanabria Santaliz, Ricardo Alegría Pons, Efraín Basora Irizarry y Mayra Montero.  Es en esta última y en su cuento “Delma” en quien se basa el comentario crítico.   Con una selección del poema XI de César Vallejo, (“Me he casado, me dice cuando lo que hicimos de niños…”), Montero da pie a comprender la historia que enlaza con esa línea poética que utiliza como modelo para la narrativa del cuento “Delma” .

Esta historia narrada en segunda persona, por Fernando, un hombre que se encuentra en un laboratorio con Delma, su amor de adolescencia, y sus recuerdos fulgurantes sobre esa época y sobre ella: “esa poca disposición para el asombro, una cualidad que nos perdió, Delma, créeme”. La agonía de Fernando se constata cada vez que hace referencia a la frialdad con la que Delma, en ese entonces, una muchacha de 15 años asume la vida.

Sin embargo, la autora trata las situaciones con un juego de palabras del narrador, donde además de su voz,  incluye las respuestas de Delma como una reflexión del alma de esa joven, incluso en los fragmentos de carácter escabroso, como el suceso con los pájaros que Delma, luego de muertos meterá al refrigerador con tenebrosa satisfacción: “Ese mismo día, como a las dos, doña Lucía produjo un grito angustiado desde la cocina. No te inmutaste, Delma, cómo puedes… (…)¿Quién los dejó en la nevera?, dijo, no es chiste. Y Delma, cómo podías, nos tiraste una sonrisa encima que fue como un enorme caldero de agua hirviente”. Igualmente hay un asomo del erotismo que marcaría gran parte de la obra de la narradora:

“Todavía esa noche mientras te acariciaba el cuello y me abrías el zipper (onánicamente cautelosa, inextricable), en un alarde de confianza te pregunté si querías otros. ¿Otros qué? Otros canarios, insipidísima Delma, y ya atrapándomelo, ya rescatándolo con tus cinco deditos blancos y huecos, ya cuando creí haber encontrado algo y tú presionabas, tú ensayabas ese magnífico movimiento circular (…). (pág. 117)

La capacidad analítica de Fernando traspuesto a la realidad de sus diecinueve años y la contemplación de ese mundo, esa sociedad cambiante de la central representada por el padre de Delma, don Richard, a quien el narrador le llama “viejo monstruo”, pero su preocupación mayor era Delma: “Escucha: le había llamado Dicky y supliqué ahora, Delma, reacciona. (…) Nunca te perdoné que me dejaras seguir adelante, Delma, porque  en el fondo siempre nos ignoraste y en lo mejor del asunto tú escogías la salida más devastadora: dejarnos a todos enredados y proseguir con esa desenvoltura, perversa y calculada a la vez”.

La narración de Montero aborda hacia el final la violencia contra la mujer cuando se descubre que Delma fue asesinada por su esposo. Mayra Montero, presenta entonces, un espacio donde la mujer no trata de asumir un papel de lucha, sino que fluye en ese entorno, para mostrarse a sí misma con su emancipación emocional. Montero inicia un viaje de experiencias múltiples a través de la palabra mostrando una ruptura con los textos predecesores llenos de onomatopeya con un lenguaje amplio y culto que permite reconocer el registro que alcanzará esta autora.

Mayra Montero nació en La Habana, Cuba, y ha vivido en Puerto Rico los últimos 35 años. Publicó el libro de cuentos, Veintitrés y una tortuga, publicó en España su primera novela, La trenza de la hermosa Luna (1987). La última noche que pasé contigo (1991), Del rojo de su sombra (1993), Tú, la oscuridad (1995) y Como un mensajero tuyo (1998). En el 2000 ganó el Premio La Sonrisa Vertical con Púrpura profundo y en el 2002 publicó El capitán de los dormidos. Noveló las memorias del músico puertorriqueño Narciso Figueroa en el libro titulado Vana ilusión (2002). Desde hace quince años mantiene una columna dominical en el periódico El Nuevo Día.

Referencias:

Díaz Valcárcel, Emilio. 17 del taller: antología de nuevos cuentistas. San Juan de Puerto Rico. 1978. Instituto de Cultura Puertorriqueño.

Alfaguara. Mayra Montero. Recuperado el 22 de junio de 2009.

http://www.alfaguara.santillana.es/autor/mayra-montero/439/

Enciclopedia Estudiantil y de Puerto Rico. Literatura. 2007. Editorial Océano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s