Periodismo

Distopía

En el mundo ideal los niños y niñas deberían estar estudiando y jugando, pero nuestra sociedad vive en una distopía. Quizás el término marque una hipérbole social, pero cuando se conocen historias tan devastadoras como la prostitución que ejerce la población infantil femenina en Zimbabue a cambio de comida, es debido cuestionar cómo podemos vivir marginados del dolor ajeno.

Según el artículo Zimbabwe girls trade sex for food de  Mike Thomson para las noticias BBC, la organización humanitaria Save the Children expresó que el aumento en el índice de pobreza está llevando a niñas desde los 12 años a vender sus cuerpos por un paquete de galletas o hasta un abrazo.

En Zimbabue un 68 por ciento de la población vive bajo el nivel de pobreza y la tasa de desempleo es de un 80 por ciento  según la CIA Word Fact Book. A eso, súmele que  Zimbabue es el séptimo país con una alta tasa de personas viviendo con el virus de inmunodeficiencia adquirida. Terrible panorama, ¿cierto?

Una situación similar se vive un poco más cerca de nosotros.  En América Latina se vive lo que se conoce como el turismo sexual. Esto promueve la prostitución y pornografía infantil, el tráfico de personas, la esclavitud, el abuso físico y mental, la miseria y la propagación de enfermedades infecciosas entre la población menor, denunció el portal bbcmundo.com.

Con motivo de la décima celebración anual del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, UNICEF y sus aliados hicieron un llamado en pro de medidas que combatan las condiciones subyacentes de la pobreza que constituyen la causa del trabajo infantil.

“Una alta proporción de los 100 millones de niñas que trabajan en el mundo realizan tareas similares a las de los varones, pero con frecuencia sufren privaciones adicionales y corren más peligros que éstos. Además, las niñas suelen estar sometidas a las peores condiciones laborales, ya que a menudo sus lugares de trabajo no están a la vista, porque están ocultos tras los muros de las fábricas, en lo más profundo de los campos o detrás de las puertas de sus propios hogares”, expresó la UNICEF en su comunicado.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), entre las formas más graves de trabajo infantil figuran prácticas tales como la venta o trata de niños; el reclutamiento forzoso de niños soldados; la oferta o el abuso de menores en la prostitución o la producción de pornografía; y la oferta, la obtención y el uso de niños y niñas con fines ilícitos o para cualquier otra actividad que pueda perjudicarles.

El informe mundial más reciente sobre el trabajo infantil de la OIT indicó que en 2004 había en el mundo 126 millones de niños y niñas involucrados en trabajos peligrosos que amenazaban su seguridad, su salud y su desarrollo.

Anuncios

Un pensamiento en “Distopía

  1. Es muy desgarrador todas las injusticias que están ocurriendo en África (Somalia, Zimbabue, Rwanda, entre otros países de ese continente). Un país tan rico en recursos es pisoteado, abandonado y mantenido en la pobreza extrema con tal de explotarlo y obtener todo de manera barata. Lamentablemente, no nos damos cuenta de esto e inconscientemente apoyamos esas industrias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s